martes, 24 de mayo de 2011

¿El nuevo estadio de la radio?



A Radio Alicia, 590 AM, principios de los 90.

                                               ¿Quién escribe en los muros?
¿Quién inventa los chismes?
¿Quién sella los refranes?
Carmen Leñero.


Manuel García Estrada*

Parece mentira pero es verdad, la radio sigue siendo una sinfonola en la mayoría de las señales vigentes en el México. El modelo de rockola se mantiene debido a la falta de creatividad, la mediocridad, el miedo al radioescucha y a la ignorancia de la mayoría de locutores, directores, gerentes y dueños de estaciones.

A finales de los años 80 se venía planteando en las aulas de las universidades donde se enseña comunicación y periodismo que la radiodifusión debía ser un espacio interactivo colmado de información que mostrara la diversidad del país, que impulsara la vida democrática y que sirviera de plataforma para las nuevas ideas, música, posibilidades de autogestión de medios además de abrirse a los sectores segregados por el régimen de castas.

Hoy, después de más de 20 años de los intentos de renovación, la radio sigue medularmente igual y en muchos casos ha ido hacia atrás.



La interactividad y los contenidos.

La élite de la radio en el país sigue excluyendo a los radioescuchas de la programación musical, la discusión temática y la conducción debido a que si se permite que las audiencias determinen los contenidos la payola, o sistema de pago corrupto para hacer famoso a alguien y procurar sus ventas, terminaría.



La repetición de bazofia permite coronar al mediocre y falto de talento como estrella. Veamos por ejemplo a Cristian Castro que es un cantante de un nivel muy incapaz, falto de creatividad, nada innovador y que nace y se mantiene por su madre. Este sujeto al estar en una casa disquera recibe el apoyo de promoción que le puede llevar a ser programado cada hora con una de sus canciones. El público que no tiene acceso a determinar que desea escuchar acabará aprendiendo la canción y caerá en las redes de la mercadotecnia hasta que compre un disco o asista a un concierto o al menos acabe cantando en el auto la melodía.

En 1996 experimenté el uso de la radio comercial en beneficio de cantantes o músicos que no tienen acceso a este tipo de posibilidades. Tomé a la Carmen Leñero, una cantante y compositora poco conocida con calidad y editada en sus discos por entidades culturales. La canción “la barda” del disco “Casas en el aire” comenzó a ser programa por instrucción mía en 89.5 fm de Veracruz cada hora y al cabo de dos semanas la audiencia preguntaba quién era la cantante y sacamos una entrevista en vivo al aire en donde además la cantante anunciaba su presentación en Córdoba en el Tec de Monterrey. El resultado fue que efectivamente asistieron personas que ya la admiraban y de ahí mantuvimos el disco sonando, no solo una canción sino más. El problema es que para la radio comercial con el dios del dinero impulsar a la Leñero sencillamente era poco rentable debido a que la música más elaborada vende menos que tamborazos con cantos y lamentos depresivos sobre el amor o el gandallismo sexualoide.



Si la gente pudiera determinar qué escuchar en la radio seguramente habría oleadas de personas que conociendo músicos, cantantes o compositores excluidos y segregados de la radio convencional comenzaría a proponer qué más escuchar aparte de Paulina Rubio.

La más importante verdad que hay en la radio posible es que la gente no puede amar ni disfrutar lo que no conoce, mientras la radio no programe ópera, más jazz, artistas no alineados, música de reflexión o de esparcimiento bien elaborada no pasaremos de protestar porque vetan narcocorridos. El que se molesta por la censura a la música que proviene de la cultura de la guerra es que no entiende que es la cultura para la paz.



Otro experimento realizado en 1997 fue el de programar a Julio Revueltas, el guitarrista, que con “Sleep walk” que comenzó a ser promovido en la emisora por mi instrucción como soporte a la presentación que auspiciábamos de esa interesante propuesta musical en Córdoba. Poco a poco la gente fue disfrutando la canción hasta que con un espacio abarrotado el músico se presentó exitosamente y un locutor decidió programarlo cada noche en su programa convirtiendo a la canción en un momento de éxtasis radiofónico para deleite de los escuchas.


Antes que nada hay que aclarar que se experimenta con una base de la ciencia social, inexacta pero medible.




¿Qué más experimenté?

La democracia entra también por los medios. Cuando estuve trabajando intensamente en la radio pude hacer lo que mi mente llena de conocimientos universitarios y el contexto histórico global me hacían pensar: abrir la radio a los diferentes sectores sociales excluidos. Tenía 23 años cuando comencé a dirigir la estación.

En Veracruz las cosas para la democracia nunca han estado bien debido al contubernio corrupto que existe entre los dueños de los medios, la prensa chayotera, los gobiernos y empresarios y pese a que en Radio Mexiquense y FM Globo Estéreo me habían mostrado que había apertura en Láser Grupo FM las cosas eran distintas a mediados de los 90.



En 1997 fundé el noticiero de Grupo FM en la zona de las Grandes Montañas con un presupuesto de cero pesos y un “sueldo” como jefe de noticias de $1,500.00, unos 120 dólares mensuales. Obvio que los dueños lo que querían no era hacer un medio de información objetivo sino a través del espacio venderse a políticos o gente corrupta, por ello a los reporteros no se les pagaría y al responsable del noticiero se le pagaba tan mal.

Al final con la gente se servicio social pudimos armar una buena escuadra de reporteros nuevos a los que se les pagaban los boletos del transporte público y se les formaba en la ética con un principio básico: no aceptar ni un vaso con agua de ningún político o empresario a investigar o entrevistar.



El noticiero además se abrió a las expresiones de los partidos de oposición y a los ciudadanos activistas, a los temas de investigación, homosexuales,  las mujeres e indígenas. El resultado fue que todos los espacios comerciales del noticiero se vendieron y pudieron comercializarse emisiones del espacio desde diferentes recintos de la ciudad en vivo. Los jóvenes periodistas eran bien recibidos en todos lados debido al respeto por la objetividad buscada y los políticos, con excepción de los priístas, veían bien el debate democrático hasta que el noticiero comenzó a entrevistar a personajes nacionales que consiguió que el dueño con mucha envidia se enojara porque las “entrevistas importantes” las tenía que hacer él y vetó, además, un foro sobre democracia en donde estarían miembros de distintos partidos.

Para el equipo de trabajo del noticiero las cosas eran un poco incompresibles, la calidad de formación de los reporteros era muy básica en su universidad. Sus maestros en general eran producto del medio vigente y del sistema mamado. Enfrentarse a la posibilidad de no mentir, no quedar bien con nadie y mostrar varias versiones sobre un acontecimiento les formó más que los discursos improvisados de profesores que ni siquiera eran lectores.

Poco a poco una estación de radio se puede convertir en referente e incluso identidad para las ciudades y públicos, tanto así que volveré a narrar experimentos con sus resultados.



La información no debe estar reducida a espacios noticiosos, actualmente Twitter demuestra que la gente es capaz de informarse en cualquier momento del día y que gusta de tener datos duros, directos, concretos. Así pues con 14 años antes de la explosión informativa mundial la estación de radio, modesta, en las Grandes Montañas de Veracruz, comenzó a difundir cápsulas informativas a modo de cortinillas para canciones y para la interacción de locutores todos los días.

Las cápsulas hablaban de SIDA, democracia, tecnología, ciencias, historia, músicos, cine, poemas, diversidad, palabras en otros idiomas y muchos datos de actualidad. Así pues la gente se in - formaba para que cuando pudiera interactuar lo hiciera ya con un soporte.



Cuando la estación tenía ya diversas voces, temas e ideas y pasando del último lugar en raiting al primero y facturando cinco veces más en los primeros tres meses de cambios sin permitir lo chabacano, lo ofensivo, lo vulgar y lo estúpido e impulsando la objetividad, la policulturalidad, el respeto a la libertad de expresión e ideas y lo lúdico el experimento que teníamos que vivir era el comenzar a dejar fuera de los espacios al monopolio del locutor.

Los locutores actuales en su mayoría son una bola de asnos incapaces de reflexionar o incitar al público a la reflexión, en el caso de los noticieros son muchos menos los que dialogan con la gente de manera respetuosa. Lo que más hay son sujetos tras un micrófono ofendiendo a los radioescuchas, burlándose de las minorías, imponiendo el pensamiento único o atacando y denostando a los actores políticos sociales no alineados. A finales de los 90 aún estábamos acompañados en las estaciones de radio por locutores que tenían una licencia resultante de un examen muy difícil de cultura general que sabían modular su voz y con una dicción perfecta, su única debilidad es que eran una especie de “vacas sagradas” que por no evolucionar acabaron hechos a un lado de manera humillante y con muy poca ética.

Los locutores deben ser personas con formación universal, que sepan de la historia y evolución, filosofía y problemas de sus ciudades, estados y nación. Gente capaz de hablar con sustento, cualquier baboso puede decir babosadas pero sólo unos cuantos pueden decir cosas inteligentes que nutran al escucha o le hagan navegar en el esparcimiento inteligente y sano.

Sacar a los locutores del protagonismo radiofónico parecía imposible o doloroso pero para los más inteligentes se convirtió la posibilidad de ser facilitadores de radio en un fuerte posicionamiento de amor por el público… y confianza en él.



Experimentamos 3 meses con un programa de revista matutino al que la gente llamaba para hablar de los temas que les interesaban con la música que desearan en ese momento. El resultado fue que teníamos cuatro horas diarias de caos en la diversidad, así pues era posible escuchar todo tipo de música y temas que como ahora lo veo no eran más que el estado latente e incubado de lo que hoy son las redes sociales al tener una comunicación horizontal y libre que es dirigida por unos cuantos al desafiar dogmas, creencias, ideas, los que saben usar el TT  o que son conocidos como nuevos líderes de opinión cracker. Lo difícil era medir el resultado de la evolución de las audiencias porque la multiplicidad de tópicos habría generado muchos “follows” o “unfollows” cada que cambiaba una melodía o tema.

Para ordenar y evaluar la interactividad tomamos la barra musical de los sábados de las 4 a las 8 p.m; en donde el operador abría el micrófono a quien llamara, esa persona debía elegir una canción, hablar de ella, no se valía mandar saludos y además debían presentarla. Si la persona lo deseaba podía poner a debate un tema. Los teléfonos jamás dieron tregua, a la gente le encantaba ser locutor e informador de banqueta, se hablaban de hoyos en las calles, semáforos que no funcionaban y comenzaron a sonar en la estación músicos europeos, africanos, sudamericanos y canadienses con un raiting que creció. A la gente le gusta escuchar lo real y la realidad es que todos somos diferentes y podemos encontrar coyunturas… o fabricarlas.



La creatividad y la democracia venden.

Cuando el equipo completo entendió que estábamos ya en la vanguardia de la radio la creatividad se desbordó y llegaron muchos voluntarios a ayudar hacer radio. Se transmitían entrevistas con indígenas hablando en náhuatl con traductores, los políticos hablaban con libertad, se podían poner a discutir sin temor al veto dentro de la estación –los dueños afortunadamente no estaban tan al pendiente de las transmisiones-, los miembros de las distintas iglesias hablaban, las mujeres tenían espacios de reivindicación de género, se podía hablar de homosexualidad y sexualidad, se criticaba a los músicos que no hacían bien su trabajo, se apoyaba a causas que generalmente eran segregadas o excluidas y se informaba de todo sin problemas llevándonos a coronar no sólo con el lugar uno de audiencia sino como medio de influencia. Los únicos que no nos querían eran los políticos priístas y ya en ese momento algunos panistas.

Si al principio del trabajo creativo y transformador de una estación de radio las cosas son difíciles se ponen más duras al poder influenciar a las audiencias.

Una de las más grandes debilidades de las estaciones de radio es que como creen que el dinero se hace vendiendo y no generando productos de calidad los vendedores acaban siendo anti éticos, ruines, ambiciosos, traidores, críticos y aliados de quienes quieren financiar medios vetando o censurando programas o noticias. Por ello lo más importante de la radiodifusión o producción de medios es alentar la democratización y generar programas y barras de música de calidad. Nadie puede vender cosas mediocres y ruines a menos que estandarices hacia abajo a tus audiencias. Lo vulgar, lo chabacano, podrán vender pero es un hecho que disminuye la capacidad intelectual de los individuos y atenta contra el desarrollo social basado en la diversidad como valor y en las cohesión social como herramienta, puente y objetivo de trabajo.



¿En dónde estamos?

Actualmente después de tantos años de hacer y escuchar radio soy de los que creen que lo que existe no podrá cambiar a menos de que la Internet inunde los hogares de la gente y las estaciones de radio vía Net sean las que marquen las pautas de trabajo atrayendo a las audiencias masivamente pero no puede darse el fenómeno mientras la mayoría de la gente no tenga ni luz, ni ordenador ni pueda conectarse a la Red y por supuesto, mientras no pueda pagar el servicio que al menos en México es muy caro y deficiente pese a que el hombre más rico del mundo es el dueño del mayor proveedor del servicio, seguramente sabe que si la gente accede a las redes sociales despertará y dejará de ser multimillonario porque cuando los hombres y las mujeres despiertan luchan contra el monopolio, la ambición, la riqueza inequitativa, es decir, nacen como ciudadanos del mundo.

La radio mexicana convencional producida por Televisa y Tv Azteca son replicadores de la cultura dominante y repetitiva, siguen siendo rockolas o armas para golpear enemigos políticos del status quo y las radios públicas pese a que son las mejores en contenidos culturales siguen siendo usadas de manera vil y vulgar por los gobernantes que administran los bienes populares.

No sé si valga la pena creer que las audiencias puedan transformar a la radio convencional pero mientras la televisión, la propia radio, los diarios impresos y las revistas sigan bajo el dominio del Pensamiento Único que enarbola la bandera de la mediocridad será imposible salir del círculo vicioso y convertirlo en virtuoso.

Yo doy testimonio que la gente está más que lista para ser respetada en su diversidad y que es capaz de hallarse a sí misma al encontrar a los demás. Doy testimonio de que la radio, los medios, bien usada puede convertir a los radioescuchas en gente con autoestima y seguridad capaces de hablar de lo que sea y re valorando sus culturas tendiendo puentes entre y dentro de ellas para el desarrollo social.

Se ofenden de los creativo y democrático los que se enriquecen como consecuencia de la explotación de los medios, se indignan los mediocres e ignorantes que creen que los medios son juguetes que fabrican billetes y que si la gente los admite es porque así quieren vivir. Yo lo refuto totalmente, la gente lo que quiere –cosa que también me consta- son otras posibilidades para mejorar, para ser sujetos protagonistas de la vida cultural e incidir en los cambios para bien de sus comunidades o barrios pero siguen siendo los de la élite financiera los que no permiten la apertura de la radio, la televisión, el impulso a los impresos y por supuesto el que todos podamos acceder desde casa a la Internet.

Me avergüenzan los supuestos estudiantes de comunicación y periodismo que admiran a los corruptos o a los bodrios que se humillan humillando a los demás. Me avergüenzan los que creen que los micrófonos son para ser perros guardianes de sistemas financieros y políticos podridos que se dedican a contaminar al mundo y a desaparecer animales, culturas, ideas o talentos.

Son tiempos de crear más medios que nunca, son tiempos de erigir antenas en nuestras comunidades para que los demás sepan lo que pensamos en una democracia verdadera y no controlada por un televisor o una radiodifusora que se hincha de billetes por vender su calidad de información y contenido a los poderosos. El peligro es para ellos a medida que existan más medios porque no podrán controlar lo que es sin lugar a dudas el conglomerado de inteligencias más amplio de la historia a través de millones de voces en una globalidad que podemos convertir en positiva, el peligro es para ellos, los poderosos, porque la voz de la aldea será capaz de traer justicia y libertad a todos lados.

Notas:
Programación de láser 89.5 fm 1996-1997

Lunes a viernes en contenidos por hora: Música de ánimo para despertar (6 a 7), Noticiero (7 a 9), Mesa de Democracia (cada lunes 9 a 10), Mesa de Mujeres (cada miércoles 9 a 10), Mesa de Empresas (cada viernes 9 a 10). Revista (10 a 14), Deportes (impuesto por los dueños; 14 a 15), Música POP (comercial, 15 a 16); ExEso: contracultura (16 a 18); Tracks X (electrónica, 18 a 19); Temas del director (vida urbana, 19 a 20 jueves). Música variada del mundo (20 a 21). Baladas (21 a 01). Música popular mexicana (1 a 6). Sábados: Noticiero (7 a 9), entrevistas (el dueño entrevistaba a; 9 a 10). Programa de y para niños (10 a 12). Música variada hasta las 5 pm: El Bicho (rock no alineado, hasta las 6). No Cover (electrónica, 8 a 01). Domingos: La hora Peerles (programación de música de 1920 a 1970 mexicana, 7 a 9). Jazz (18 a 19). Hora nacional (22 a 23). Hora del Mundo (23 a 24).

Eventos realizados 60. Ciudades con actividades: 10. Primer rave masivo de México con “No Cover” 10 mil asistentes, octubre 1996. Primera transmisión directa desde la sierra de Zongolica en náhuatl a través de radio comercial. Facturación inicial: 5,500 dólares mensuales; final: 25,000 dólares mensuales. Lugar en raiting inicial: último. Final: 1º. Comunidades con influencia inicial: una. Final: 180.

El final de un sueño.

Sé que muchos se preguntarán porque terminó la experiencia. Ya lo he publicado varias veces pero ahora, esta ocasión, solo mencionaré que el director general y dueño de Grupo FM embarazó a su jefa de ventas en Veracruz puerto y eso le orilló de dejar su ciudad. Se fue a México y entre Veracruz y la capital forzosamente debía pasar por Córdoba, a donde la radio vivió una época de grandes y amables audiencias y al no poder acceder al control de todas las estaciones del conglomerado mediático comenzó a hostigarnos a todos. Yo había logrado controlarlo, cuando llegué a la estación los empleados eran humillados TODOS los días por este sujeto a través de un radio de onda corta por donde él los regañaba. Un día el sujeto decidió que se instalaría en Córdoba y ante el exitoso modelo de trabajo de 30 jóvenes universitarios, un ingeniero de transmisiones brillante ya mayor, un equipo reducido de vendedores, una secretaria muy eficiente y yo me dijo que me enseñaría hacer radio denostando el trabajo y buscando humillarme a mí y al equipo. Yo renuncié un 30 de abril de 1997, no me pagaron nunca mis comisiones –que era la prestación única que tenía- de marzo equivalente a unos 1,700 dólares, sólo me dieron 40 dólares y el mes de abril tampoco me lo pagaron, además fui vetado de ese Grupo durante años y por el resto de estaciones de Córdoba sin poder hacer radio después de hacerla 6 años ininterrumpidos, desde entonces sólo participo como un opinante o como consecuencia de mi activismo cultural y social.

El dueño de Grupo FM no sólo cercenó mis sueños sino los de muchos universitarios y sobre todo, el de miles de radioescuchas que pudieron vivir una genuina experiencia de medio de comunicación libre y de todos.  

@ManuelGarciaES en Twitter

Julio Revueltas, SleepWalk


Carmen Leñero, La barda.


Dedicado especialmente a:

María Luisa Jiménez, el inge Barragán, Lucila Guayante y sus hijos, Fabiola Blanco, Octavio Montiel, Brenda Ramos, Celia Díaz, Guillermo Valdés, Montse Sierra, Hans Rojas, Caty Pérez, Mayra, Rosa Elia Ojeda, César Mártinez, Toño Meza, Yolanda Reyes, Manuel, Dj Zaydel, Ana Ma Ramírez, Luci Garrido y a tantos otros que hoy, sus nombres no los recuerdo bien. Gracias especiales por permitir la valiosa expertiencia a quien calmó al director general de Grupo FM y el único que entendió qué estábamos haciendo: 
Francisco Malpica (hermano menor del director Félix) y al mejor de todos los operadores-productores que conozco: a Moyo.









*Manuel García Estrada
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por el Tec de Monterrey

Campus Toluca, 1993


Subespecialidades:

Imagen y Comunicación Corporativas por UNAM y UGM.

Semiología Aplicada por Instituto de Sem. Aplicada

Centro Médico Siglo XXI.
Asesoría Educativa por el Tec de Monterrey, Toluca.
Gestión, análisis y crítica cultural; 17, Centro de Estudios Críticos.

ACADEMIA (12 años)
Universidad Autónoma Villa Rica, Veracruz.
Universidad del Valle de Orizaba, Orizaba.
Universidad del Golfo de México, Córdoba.
Tec de Monterrey, Toluca y Córdoba.
Colegio Walt Whitman, Toluca.
Centro de Diseño y Artes Gráficas de Veracruz, Córdoba.
(desde 1993)

Cátedras: Estructuras socio-económicas y políticas de México, Géneros Periodísticos, Organización, Radio, Historia de Política Educativa en México, Análisis del Pensamiento Mexicano, Lenguaje, Español, Formación Humana, Publicidad, Mercadotecnia, Medios Audiovisuales, Guión.

Director General del Internacional Jazz Festival Grandes Montañas de Veracruz desde 2005; Director General de la Bienal Internacional de Arte Posmoderno de México "Posmópolis"; Director General del website Cordópolis.com; Director de la Oficina de Mercadotecnia y Publicidad "El Águila".

ASESOR EN MERCADOTECNIA, PUBLICIDAD Y ESTRATEGIA
Congregación del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres (Córdoba, Carichí -Chih.-)
Vicariato de Zona Córdoba de Arquidiócesis de Xalapa
*Organizador general de visita de Justo Mullor, representante papal a Córdoba, 1997.
Ayuntamiento de Ciudad Mendoza.
Grupo PERNO, Plaza Fundadores. Córdoba.
Peppino's Plaza. Córdoba.
Universidad Pedagógica Nacional. Orizaba.
DIF Ciudad Mendoza.
Librerías El Interior. Córdoba.
Campaña Política 1997, PRD. Córdoba.
Óptica Reflex. Toluca.
Ayuntamiento de Córdoba, Ver.
Museo de Arte del Estado. Orizaba.
Universidad del Valle de Orizaba.

Tipo de asesoria temática: investigación de mercados, publicidad, imagen, comunicación organizacional, semiología aplicada a recursos humanos, mercadotecnia cultural-educativa-religiosa, promoción, nuevos negocios, aculturación en calidad, aplicaciones del sistema integral de calidad para empresas micro, medianas y grandes. Sea en talleres, conferencias, pláticas, cursos.

Análisis y estudios de mercado
*raitings
*tendencias de consumo
*factibilidad y potencialidad de áreas geográficas sobre cliente/mercado


Jefe de la Oficina de Medios de Comunicación de la Dirección de Mercadotecnia para el Estado de Veracruz del Tecnológico de Monterrey. 2003-2004.
Enlazando a todo el estado con el TEC a través de TODOS los medios de comunicación veracruzanos, foros con industriales, empresarios, estudiantes. Se destaca AIEVAC (industriales), Canaco Puerto de Veracruz, Patronato del TEC de Monterrey (Córdoba).

MEDIOS DE COMUNICACIÓN y PRODUCCIÓN
Radio (experto)

Productor, director, gerente, editor, guionista, locutor, jefe de noticias, reportero, columnista electrónico:
GRUPO FM de Radio, Fortín, Ver.
Radio y Televisión Mexiquense, EdoMex.
FM Globo Stereo, Toluca
ACIR Orizaba.
1990 a 2007.

Se destacan: giras masivas región centro de Córdoba, PIONERO EN LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA RADIO VERACRUZANA con foros interpartidistas, espacios para mujeres y sus derechos, empresas, indígenas, homosexuales, religiones; primera transmisión bilingüe por radio comercial-XEZON; foros educativos, sociales, contraculturales.

Prensa escrita
Columnista, articulista de fondo, reportero, director, editor.
Viraje, pedagógica. Córdoba.
El Sol de Xalapa, Xalapa
Imagen, Veracruz.
Revista de Artes y Ciencias El Águila, Córdoba. FUNDADOR y DIRECTOR GENERAL.
La Otra Cuba, México/Miami.
Imagen Tec, Toluca.
M2, Asociación Astronómica del Valle de Toluca.
Boletín del Centro Cultural Mexiquense, Inst. Mexiquense de Cultura.
Traducido al francés por crítica de arte.
Relanzando la revista EL ÀGUILA artes y ciencias
1992-a la fecha.
Columnista de Milenio Estado de México desde 2008.
Columnista digital de CordobaenLinea, GayMonterrey, PFPost desde 2007.

Televisión
Asistente de producción, productor y conductor.
Tv Mexiquense, EdoMex.
Tv6, Córdoba.
Telever, Televisa Veracruz, Veracruz.

Tableros digitales, internet y video
Storyboards, actuación, proceso creativo, flyers electrónicos y sitios web.
Cortometraje "Futuro Instantáneo", Orizaba.
Córdoba International Jazz Festival
WebSite (en construcción) Redes Ciudadanas/ Vigilancia de Voto, D.F.

Impresión y Edición
Proceso creativo, estrategia, supervisión, edición de libros, plaquetts, dossier,
tésis.
Sobre offset, serigrafía, digital.

Producción
Eventos de toda clase, mercado, sedes y magnitud.
Música: jazz, rock, pop, grupero, salsa, clásica, alternativo, electrónica.
Artes: exposiciones, presentaciones de libros, muestras, curaduría y museografía.
Religión, Sociedad y Política: mitines, misas, encuentros, manifestaciones, coloquios, páneles, debates.
Entretenimiento: desfiles de moda, eventos lúdicos, cómicos, teatro, muestras gastronómicas, etc.






lunes, 23 de mayo de 2011

¿Votar o no? /para Milenio/

Manuel García Estrada

Hablar de democracia ahora es más difícil que antes debido a todo lo corrupto que se puede justificar por parte de los políticos que cierran filas con la jerarquía clerical y los grandes capitales. Esa trinidad es la decadencia del sistema actual, es el cinismo, es el colmo.

El reciente movimiento español para exigir una democracia verdadera nos demuestra que ya hay un sector de población, más allá de los habitantes de aquel reino, que se dan cuenta de la farsa en la que vivimos y que desde esta columna he denunciado en México desde hace más de dos años.



El Estado de México en este momento de campañas se encuentra exactamente cómo están los españoles: entre mentiras, engaños, manipulaciones, abusos de campañas mediáticas y discursos en donde los partidócratas se creen los salvadores del pueblo.

Los mexiquenses se enfrentan a un reto enorme: cambiar el rumbo o permanecer en una olla de presión que ya comienza a dar muestras de estallido a través de los linchamientos que se han dado debido al sistema de impunidad judicial vigente. Hay que aclarar que los acontecimientos sociales de confrontación son resultado no solo del PRI sino de la omisión que les hace cómplices al PAN, PRD, Convergencia, PT, PVEM y PANAL. A la partidocracia entera.



Los funcionarios mexiquenses así como los dirigentes de partidos y  aquellos diputados que andan en campañas políticas para reforzar sus intereses, que reitero, aunque se pongan de colores son los mismos, son imputados en los feminicidios, Atenco, la inseguridad, la especulación y el caos ambiental. Su no presión genuina y con cero resultados para la población les deja en el desprestigio y han perdido la posibilidad de poseer credibilidad.

¿De qué servirá al Estado de México  el triunfo de Encinas? La falsa izquierda no logrado conducir los problemas sociales, económicos, culturales y ambientales hacia las movilizaciones populares de donde supuestamente procede el PRD, de hecho no ha logrado politizar a las mayorías mexiquenses colaborando con ello al borreguismo y agachismo de mucha gente. No forman cuadros, no apoyan iniciativas transformadoras de gran envergadura y su punto esperanzador sólo se basa en poder verter en la entidad las políticas de vanguardia de la ciudad de México, si es que Encinas es igual de valiente que Ebrard para enfrentar a la iglesia, grupos y medios de la oscuridad.


¿De qué servirá al Estado de México el triunfo de Bravo Mena? La derecha con su escolástica y promoción del machismo no son sanos para un estado diverso y policultural, inter étnico y con una enorme necesidad de darle a todos su ciudadanos todos los derechos como el matrimonio universal, el derecho a decidir sobre aborto, adopción universal, derechos culturales e incidir en la universidad pública del estado para que sea de verdad una casa de la universalidad de las ideas que ahora no tiene al estar bajo el asedio y control del PRI y que con  el PAN menos hallaría.



¿De qué serviría al Estado de México el triunfo de Eruviel? Mantener la depredación de la naturaleza, la injusticia, la explotación de la gente pero sobre todo la cultura del miedo en donde no hay libertad verdadera para disentir ni mucho menos para propiciar un gran despertar de la conciencia. Con este resultado permanecería el sistema de castas vigente que se ha tomado como al natural en donde unas cuantas familias mexiquenses llevan el control del estado para su enriquecimiento.

El Estado de México está como todo el país y como el movimiento Mayo 15 de España señala, los políticos sencillamente NO nos representan aunque “ganen” elecciones.

Link a Milenio: http://impreso.milenio.com/node/8963500





@ManuelGarciaES en Twitter
video

viernes, 20 de mayo de 2011

Comentarios sobre "El pelón de los anillos" de Héctor Suárez Gomís.

Una lectura que vale la pena reír.


Manuel García Estrada
                                                Con admiración al talentoso Héctor Suárez Gomis.


El reino del sarcasmo.

En una Latinoamérica llena de tabúes y miedo proveniente de instituciones que sólo han tratado de controlar a los hombres éstos  despiertan del letargo ocupando todas las herramientas que tienen y que pueden crear para desafiar las ideas viejas y retrógradas.

Para miles de personas las posibilidades de conciencia vienen después de escuchar un discurso, llenar las calles con exigencia de paz o después de ausentarse del ruido del mundo para entender que la vida es más que lo que nos dicen que es.

“El pelón de los anillos” ha resultado una gratificante experiencia de desafío a lo más convencional y anticuado de nuestra cultura a través de la liberación de la mente con sonrisas y carcajadas. No hay más disfrutable posibilidad de dudar y reflexionar que la que tiene un lector cuando el autor es natural.

Nunca he creído en los escritores fastuosos llenos de palabras domingueras o de sintaxis perfecta enarbolada por la técnica literaria, creo firmemente en los originales, en los que sin tapujos se develan y desnudan ante sus lectores para tocar sus neuronas, sus sentimientos, su ser. Esos son los que realmente conectan con los lectores, como Héctor.

Cuando comencé a leer a Suárez Gomís descubrí a ese rebelde que todos tenemos pero que al no saber cómo mostrarlo o expresarlo nos puede descontrolar entre los miles de temores aprendidos en esta cultura misógina, machista y de idealismo tonto y barato. Me parece fabuloso el punto reflexivo que el autor ofrece al criticar libros de autoayuda, dogmas o a lo más sacro de un movimiento religioso que ha decepcionado al mundo que en él creía y que ha mostrado la cruda e injusta verdad de la pederastia.

Si algo hay en “El pelón de los anillos” es sarcasmo. Para muchos esta práctica de inteligente burla de las mentes capaces de traducir tragedias en risas es ofensiva, lo es para los que no lo entienden o para los que se identifican o proyectan en lo que escuchan o leen.

El sarcasmo es la evidencia más clara de que hay inteligencia en quien la practica y es capaz no solo de burlarse de los timoratos o espantados, sino que ensalza a la crítica social, cultural, política o económica. Héctor Suárez Gomís lo domina.


Sobre la comercialización de los libros de la gente famosa.


En las últimas semanas he estado entre personas que menosprecian a la gente famosa que se convierte en escritor pero al final no sé si se critica a los autores por envidia o si lo hacen porque creen que nada aportan al público. Si es por envidia que vergüenza que deban denostar a los que son capaces de redactar sus ideas o narraciones para sentir sus almas menos agobiadas por la mediocridad y si fuera porque creen que en nada ayudan a los lectores cometen otro error.

Los libros de celebridades que comienzan a trabajar en la literatura son, en cualquier caso, el material que puede convertirse en el gancho para atracción de nuevos lectores y dependerá de éstos si se mantienen en la lectura de un solo tipo de libro.

Cuando hablo de lo que Héctor Suárez escribe queda clara la diferencia para los que atacan a los actores sobresalientes o celebridades y lo que él ha realizado. Para leer a Suárez Gomís se necesita tener un grado de conciencia ya que se burla sin tapujos de la religión, los dogmas sexuales conservadores y de la mismísima orden de los Legionarios.

El trabajo del actor y escritor es, per sé, un conglomerado de su talento mostrado en un espectro infalible que sirve para captar la atención de lectores y cuestionarlos a través de sus propias anécdotas, muy como lo que hace en su show de “stand up” en donde o nos reímos o nos aguantamos  la risa para no exhibir a los demás el tremendo lío que tenemos los humanos entre lo que supuestamente debemos ser y lo que honestamente somos.


Los promotores de lectura y las herramientas inteligentes.

México es un país en donde romper los paradigmas no está de moda, es parte de la cultura de transición que hoy vivimos hacia una nueva plataforma socio-cultural y político-económica, eso provoca que nos debamos replantear el papel de los promotores de lectura del país que además de ser insuficientes, muchos caen en la condena a los títulos que no consideran apropiados para la lectura de calidad. Prejuicio que viene de la ignorancia que a pesar de leer padecen al no traducir el conocimiento en inteligencia y estrategia.

La calidad en los libros reside en la posibilidad de conocimiento o esparcimiento que el material nos brinda. Las posibilidades de reflexión e imaginación, de analogía y re-creación son las sanas y justas herramientas que debemos usar para construir un mayor público de lectores o, como dirían las editoriales, de mercado, de ahí el valor de “El pelón de los anillos” que es por sí mismo una sátira al segundo libro más leído de la Humanidad, el primero es la Biblia. Así pues un promotor de lectura hábil hallará en esta obra literaria una infinita gama de posibilidades lúdicas capaces de convocar a adolescentes y adultos.

Espero que la audacia de Héctor y su capacidad sarcástica inunden librerías ávidas de títulos que seduzcan a los lectores que están cansados ya de la solemnidad y seriedad de tratados sobre temas religiosos, sociales, sicológicos y culturales que en palabras de Suárez Gomís no parecen más que chistes que nos sacan la risa más sincera al burlarnos de lo que es nuestra sociedad contemporánea latinoamericana o si quieren verlo de manera reduccionista, mexicana, pero nos queda claro que esta obra ha rebasado las fronteras de la nacionalidad del autor.

@ManuelGarciaES en twitter

miércoles, 18 de mayo de 2011

Mayo15 o El Poder del Silencio


Mayo 15 o El poder del silencio.

Inspirado en la Revolución de los Indignados 
de España, mayo 15, 2011.
¡No están solos!
A la Marcha Nacional en silencio del 8 de mayo, México.




Manuel García Estrada



No convoques a mi voz a llenar el espacio de verdades que no deseas escuchar

Confórmate con mi silencio porque él es más poderoso que mi furia hecha palabra sonora

No confíes en mis ojos que miran al piso cuando tú te levantas como campeón de razones cuando la Razón a ti ya no te ampara



No convoques a mi capacidad de pensamiento para exigir la redención de las ciudades y de mis células porque cuando resuene el trueno que poseo sólo llorarás en desesperación temiendo ver la vil personalidad que tienes

Confórmate con mi silencio porque es capaz de perdonarte en todo sentido si eres capaz de entender que mi poder viene de la inteligencia que sabe cuando callar para permitirte la posibilidad de renacer

No confíes en mis manos que se tienden a las tuyas en distintas expresiones esperando que decidas detener tu incapacidad de ver que más allá de tus intereses hay un pueblo llamado yo



No convoques a mis neuronas a estallar en mil frases que ni siquiera deseas observar

Confórmate con mi silencio y con mi andar lento porque sí eres capaz de comprender que todos los sueños contenidos en mi almohada serán libres tu mismo te liberarás

No confíes en mis ojos que te miran con ternura esperando que sea tu voz la que anuncie el gran cambio que tus pies y manos deberán hacer que ocurra



No convoques a mí Ser a expandirse por la fuerza porque tendrás que renunciar a tu egoísmo y te perderás entre mis ideales más claros sometido a la justicia de los mil pueblos

Confórmate con mi silencio que sí, busca exhibir que a tus palabras se las lleva el viento

No confíes en mis labios que te besan con dulzura porque ellos son armas mortales para asesinar a cualquier dios que se crea eterno



No me convoques como a un Todo porque cuando ese día llegue perderás todo sentido de vida para partir chillando como niño sin juguete echado al viento y descubrir que tu universo no es más que del tamaño de un guisante en campo muerto

Confórmate con que llene plazas y calles para exigir lo que es mío y que no levante una piedra en mi honda para echarte al suelo al sueño eterno

No confíes en lo que digo porque es tanta mi ira y tanto mi dolor que soy capaz de pagarte con la misma moneda atrayéndote a mis brazos para asfixiarte como tú lo has hecho con mi pueblo entero.
Manifestación enfrente de la Embajada de España, 21 de mayo, 2011:
http://www.milenio.com/node/724232  Milenio

@ManuelGarciaES en Twitter


martes, 17 de mayo de 2011

Yo, gay. /Para Homópolis/


Manuel García Estrada*
@ManuelGarciaES en Twitter
No pensé que fuera tan fácil serlo porque contra la naturaleza nada se dificulta a menos que la cultura te coloque en una posición de autonegación y es que en México padecer a la Iglesia Católica es todo un problema.

Recuerdo que en 1993 una admirada amiga me preguntó que qué opinaba de los homosexuales, yo respondí que ese era un problema complicado a lo que replicó: para ti es un problema, para ellos es una realidad. En ese momento aún me cuestionaba sobre mi sentir, mi pensar respecto de la sexualidad marcada por una tradición católica intolerante que ya había sentido no me permitía pensar libremente.

Crecí en un ambiente más o menos abierto porque más que homosexual era asexuado, no cuestionaba mucho las cosas y mucho menos me generaban conflicto  aunque debo reconocer que pese a que casi nadie me molestó la presión para no ser “maricón” se dejaba sentir siempre a través de que uno escucha que se descalifica al homosexual o a la lesbiana. La sociedad te hace saber que serás rechazado y prefieres callarte.
En la preparatoria recuerdo que un homofóbico me molestaba mucho llamándome a mí homosexual y honestamente un día me hartó, porque yo no me metía en su vida, así que cuando alguien se acercó a decirme lo que el sujeto expresaba sobre mí sólo dije que él era gay. El tipo se enojó muchísimo, su proyección se evidenció y al paso de un par de años salió del clóset por consecuencia de un tremendo escándalo en donde su pareja había armado un desmán en la vía pública... afuera de su casa.

En la universidad la verdad es que no me preocupaba mucho por lo que pasara en cuanto a la sexualidad de nadie, ni de mí mismo, pero en el verano de 1993 las cosas cambiaron debido a que por unos dolores fuertísimos de cabeza que no tenían explicación para los médicos yo me comencé a preguntar si no tenía algún problema emocional que arrastraba y decidí tomar una terapia. El resultado fue que miles de temas que en mi cerebro estaban aprisionados comenzaron a salir y a debatirse en una de las más maravillosas experiencias de mi vida. Los dolores cesaron en agosto y en octubre regresaron con la novedad de que no se debían a asuntos de la mente sino a un tumor albergado en la fosa paranasal derecha, me lo extirparon y quedé sano con una diferencia, mi mente había despertado como jamás pensé que se podía hacer en tan corto tiempo.
Al poco tiempo de que dejé la universidad, el TEC, viajé al Canadá, a Toronto, una de las capitales mundiales de lo gay. Conocí entonces el barrio de la diversidad y vi por fuera muchos bares y antros, me daba temor entrar a ellos, no conocía a nadie y sinceramente he sido un tanto tímido en los antros así que de plano jamás me introduje por esos espacios hacia la nación del arcoíris. Lo hice por donde me muevo como pez en  el agua: el activismo.

Una tarde de primavera, cuando conocí el barrio gay de Toronto, salí de la estación del metro Spadina. Ahí me dijeron que vería muchas lesbianas y hombres con sus novios. El morbo, la curiosidad me hicieron llegar y cuando salí del subterráneo no vi a nadie pero al caminar un poco vi a mucha gente reunida… eran miles y sinceramente no daba crédito a la cantidad de homosexuales que ahí estaban. A los pocos minutos me percaté que era una marcha del orgullo. No cabe duda que la ingenuidad a veces se me da con singular alegría.
En la marcha que vi salir de Spadina había mucha gente, sacerdotes que llevaban letreros de que “dios es amor”, playeras que anunciaban “Marx XXI Century” y ni tardo ni perezoso me uní al contingente y encontré una compañera de marcha que era una lesbiana de unos 18 años muy menudita que llevaba lentes pequeños y un sombrero como de pescador, fuimos hablando de lo que estaba pasando y le pregunté por qué había tanto homosexual que se contoneaba y se notaba afeminado, ella respondió que era una opción, que era algo que a algunos se les daba pero a otros no y caminando más de prisa me llevó a otra parte de la marcha en donde unos tipos musculosos se combinaban con sujetos peludos y barbones que no parecían en lo absoluto una imagen del estereotipo homosexual. Salí de la marcha y no le dije nada a nadie más que a una amiga le escribí la experiencia por correo. No debí hacerlo, ella habló entonces con mis padres y cuando regresé a México las cosas se pusieron rudas.


En Canadá ocurrió algo que jamás olvidaré, en Toronto me enamoré por primera vez de un sujeto al cual jamás pude ni rozarle la mano. Un amor platónico de esos lindos e inocentes pero su familia, que sí se percató que se me caía la baba por él, sencillamente le prohibió verme. Homofobia pura en el país de la tolerancia.
Al regresar a mi país caí en el mundo del miedo, del terror, de las amenazas de familia y tuve, para alegría de los que estaban a mí alrededor, una novia. Duré más de dos años con ella pero algo inesperado aconteció en mi vida.
Tenía yo a esa novia a la que le escribía mucho, le decía que la amaba y cuando las cosas se estaban poniendo más intensas apareció alguien que descubrió la profunda auto represión en que me encontraba y el problema emocional que padecía como consecuencia del silencio, del no poder expresarme en todos los sentidos, por la traición a mí mismo que me hacía. En aquellos años yo aún apoyaba a la iglesia católica en lo que pudiera porque supuestamente colaborarle es algo “bueno” y para una pastorela se requería un equipo de sonido que yo decidí patrocinar para “ayudar” a la parroquia. En la función de aquella representación me senté en los escalones tras bambalinas del teatro y apareció un ángel, sí, un ángel de la pastorela que era bajito y guapetón y su presencia me llevó a uno de los pasajes más difíciles que puede vivir una persona: el primer amor y el tormentoso. Ya detallaré un día todo esta experiencia que me parece sumamente intensa y apasionada -y audaz- pero lo importante es que gracias a este hombre acepté y asumí mi homosexualidad que todavía creía yo más bien como bisexualidad –me negaba a ser gay, en este mundo muchos creen que ser bi les hace ser “no puto”-.


A los pocos días de salir con este sujeto dejé a mi novia, a la que por cierto tiempo después le comenté porqué la había dejado y ella se convirtió en una estupenda amiga. Es una mujer muy inteligente y guapa que encontró enseguida no una sino muchas opciones para su valioso corazón.
De aquel día a éste en que escribo pasé por un camino en el que poco a poco a quien me preguntaba le decía que soy homosexual, jamás he creído en que uno debe andar por la calle diciendo que es uno gay o mostrándose amanerado, cada quien, yo no. Eso sí, debo decir que la masculinidad te permite, por la segregación y homofobia vigentes, que más gente te acepte por la apariencia pero para combatir eso siempre dejo en claro que soy gay y que me siento orgulloso de serlo.

Debo confesar que en estos años y aún sabiendo de mi orientación ha habido mujeres que se han ofrecido a tener hijos conmigo o que han tratado de que les haga caso pero por respeto a mí y a ellas jamás he permitido un juego del corazón de nadie porque si a mí más de una vez me han roto el corazón ¿por qué debía yo hacerlo? Y sobre los hijos honestamente quisiera adoptar uno, me encantaría poder formar a un ser humano.
Hace pocos años que comencé a escribir como gay abiertamente y a asistir a las marchas del orgullo, hasta hace poco años entré a un antro gay –tomé otra terapia para tener valor- y hasta hace muchos menos años comencé a vivir mi homosexualidad en todos lados sin preocupación alguna.
Ahora, a los 39 años, camino por la ciudad de México y siento libertad total, es decir, se fue el miedo y aunque puedo ir de la mano con mi pareja en donde a mí se me antoje en muchos de los lugares del mundo es evidente que en México, la gran ciudad de los derechos para todos, hay oasis en una nación que reclama los derechos para todos en todos sus rincones.

A donde he ido he encontrado gays y lesbianas, trans y bisexuales, en León, Monterrey, Gdl, Veracruz, Morelia, Tuxtla Gutiérrez, Tijuana o Cancún pero sigo hallando miedo por culpa de los gobernantes estúpidos emanados de partidos de derecha o resultantes de partidos de izquierda que no evalúan a sus candidatos, sigo hallando una iglesia católica retrógrada y fuera de sí incapaz de practicar sus preceptos del amor hasta el tope de seminaristas, curas y monjas gays hipócritas, sigo viendo policías ignorantes que molestan a las parejas de adolescentes gay o encontrando homofóbicos en antros o restoranes pero sobre todo en escuelas privadas. Debo mencionar que también yendo a gestionar muchas cosas a la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión me he topado no solo con muchos hombres y mujeres homosexuales que ahí laboran sino que los veo ocupando muchas curules con hipocresía y votando leyes que afectan a su propia existencia pero como ganan estupendos sueldos seguramente su doble vida es más fácil de financiar.

Me parece que México debe asumirse ya adulto y diverso, dejarse de andar agachando ante un viejito que desde Roma cobra buena lana a través de limosnas para poder salir en la tv o los diarios para seguir llenando de miedo y terror a millones de personas en el planeta. Incluso me he topado con diputados que teniendo amigos y parientes gay anuncian que no aceptarán las leyes de matrimonio y adopción universales como la de Córdoba, mi ciudad, que se llama Paulina Muguira y ocupa un espacio en la Legislatura veracruzana y que dice que por lo que aprendió de un maestro no permitirá esa posibilidad –para colmo conozco a ese "maestro" que rebosa de ignorancia-.
Yo espero que cada vez más los jóvenes del mundo entero salgan del clóset, que ya no les importe lo que piensen sus padres, hermanos, primos, tíos, sobrinos porque no nacimos para obedecer las ideas que supuestamente les brindan felicidad a los demás. Nos queda claro que el que se fija en la vida del resto es porque no tiene vida propia, nos queda claro que el que se preocupa de la sexualidad de los demás es porque tiene una miserable vida sexual.

Hoy me gustaría poder ver que hay un Congreso capaz de entender que el país no es de ellos y mucho menos es de la iglesia católica que fue traída y metida en la mente de la gente a punta de espada y asesinando a millones de personas. Me gustaría ver un pueblo tolerante que dejó de ver la televisión idiotizante para tomar libros y ser capaces de dialogar con los demás sin importar con quien se acuesten o a quien desean entregar su corazón. Me gustaría ver un país lleno de amor incondicional capaz de trascender todo egoísmo, abuso, condena u odio y estoy seguro que estamos más cerca de la justicia que antes porque en los ayeres del mundo los homosexuales nos callábamos pero hoy, hoy hemos decidido decir ya basta a la homofobia y hemos decidido pelear por nuestro derecho a la felicidad y a ser como cualquier otro habitante del planeta: seres capaces amar y hacer del mundo un mejor lugar para todos.

*Manuel García Estrada (Córdoba, 1972) Escritor, periodista y gestor cultural.