domingo, 15 de abril de 2012

Un destello POP: Homenaje a Ernesto Lozano Rivero


Un destello POP
Homenaje a Ernesto Lozano Rivero
(1959-2012)

Manuel García Estrada

Ernesto Lozano Rivero nació en Holguín, Cuba, en 1959. Tuvo una formación convencional en la isla que no se conformaba con tener ciudadanos alfabetizados sino que además les exige la formación militar para salvaguardar a la “revolución”. Ernesto cumplió con todo pero además se dedicó a diseñar aparadores –imaginen lo que era realizar ese trabajo en un país en donde el capitalismo no existía, obvio, la comercialización como la conocemos menos- y a raíz de esa experiencia comenzó a pintar.

Ernesto llegó a México sin pretensión de permanecer en el continente, su estadía sería temporal pero cuando la embajada de Cuba convocó a una exposición sobre el país caribeño al maestro Lozano se le ocurrió pintar una obra en donde mostraba la salida de la isla por parte de una hija de Fidel Castro. El cuadro fue vetado directamente por el comandante y ante el agravio el pintor decidió no volver a su tierra.

De Ernesto jamás salió odio hacia Fidel pero siempre se sintió adolorido por la censura ya que consideraba a Castro como un sujeto de suprema inteligencia y valor pero justamente por ello era imperdonable que si era brillante vetara la obra de un creador cubano que se consideraba revolucionario.

En 1999 Lozano Rivero continuaba pintando obra pop pero muy del estilo de los 80 y fue cuando tras recibir algunas críticas a su obra decidió crear algo nuevo, el resultado fueron dos obras más cercanas al diseño gráfico e industrial con imágenes en alto contraste, la primera fue “Pandemonium”. Viajó a Francia en el año 2000 y al regresar creó “Mimetismo” que era un cuadro dividido en cuatro fracciones con un rostro que pasaba de la ternura y la reflexión al enojo y la ira.

Las obras de Ernesto Lozano se dividen en tres periodos: bajo pop, que traía desde Cuba hasta antes de “Pandemonium” que es su periodo de transición y el alto pop que va desde “Sta Marilyn I, II y II”  hasta el día de su muerte.

A Ernesto Lozano Rivero se le considera el maestro del Pop Art en Latinoamérica ya que no sólo alcanzó la brillantez equiparable a la de Warhol en Estados Unidos sino que trascendió al padre del género arraigándolo a la cultura latina con personajes como María Félix, Frida Kahlo, Mauricio Garcés, entre otros. Su pintura lejos de ser “retro” se convirtió en vanguardia no alineada al kitsch aunque mucha de su obra se ha colocado en el mercado como tal de manera equivocada.

“Rococó Café Espresso” presenta a sus amigos y clientes la obra de Ernesto Lozano Rivero que muestra el momento en que nació el maestro del POP ART: su etapa de transición.
La obra de Ernesto Lozano Rivero es enorme y vendió en vida prácticamente el 95% de su obra que está repartida en Europa, Estados Unidos y toda América Latina.

Para leer a Ernesto Lozano Rivero en esta exposición es recomendable que se pare frente a “Pandemonium” para que de derecha a izquierda y girando empiece por ver “En la cuerda floja” , llegue hasta Teresa de Calcuta con “Amor” (inicialmente a sus espaldas)  para terminar viendo hacia el fondo del salón a las “Sta Marilyn I, II y III”.

Encontrarán también arriba del ventanal del café las obras que completarían este importante momento en la vida del artista pop que son cuatro y que son los retratos de Gabriela Perdomo Bueno “de monarcas y otras historias”, Manuel García Estrada “mimetismo” y un autorretrato con Manuel “virtualidad real”así como el autorretrato “yo mero”.

Ernesto Lozano murió el 20 de marzo en la ciudad de México y vivió a escasas 5 cuadras del Rococó Café Espresso, en el edificio “Comodoro” de Medellín y Álvaro Obregón. Sus amigos le recordamos como alegre, inteligente, revolucionario, solidario, creativo, defensor de los derechos humanos, activista en la lucha contra el VIH.

Acompañó a los habitantes de Atenco en su lucha por la defensa de la tierra y a Andrés Manuel López Obrador y a 15 millones de mexicanos que han luchado por la democracia en México.

Fue director de la Bienal Mundial de Arte de México: Posmópolis. Expuso en Portugal, España, México, Cuba, Estados Unidos y la Argentina. Su obra más emotiva fue un retrato de Pelé que entregó en su manos al astro del fútbol.

Los únicos homenajes en vida que le fueron realizados fueron una instalación obra de la artista Natividad Rigonni en Córdoba, Veracruz, y otro por el Instituto Nacional de las Bellas Artes en la Galería José María Velasco del barrio de Tepito en el D.F.

Descanse en paz el Maestro de Pop Art.


"Rococó Café Espresso"
No more coffee wannabes
Juan de la Barrera y Parque España, colonia Condesa.
Abierto de 7 am a 9 pm de lunes a sábado.


Domingos de 10 am a 8 pm.

1 comentario: